15 enero 2019

Chaquetas, botines y...caprichosa fantasía

Somos seres caprichosos, aderezados con una dosis extra de vanidad que nos mueve a poseer ese elemento peculiar que nos haga únicos...envidiados; quizás en eso consista nuestra divina imperfección. Por esta razón, las tendencias Normcore, el experimento Non gender o la globalización estilística, que impusieron las influencers a través de Instagram, únicamente satisficieron temporalmente nuestra vocación curiosa por reinventarnos, y supusieron un revulsivo al ritmo frenético de tendencias que pretendían colarse en nuestro armario.

Pero la era del espectáculo, de la excentricidad caprichosa, del "Y yo más" ha vuelto a desplegar su cola de vanidad. Ya no vale con poseer...necesitamos que sea exclusivo, elitista y absolutamente original, como una forma de reafirmar nuestra individualidad frente a la tribu.

Frente a este fenómeno, la industria de la moda pretende renovarse con jóvenes promesas que revolucionan prendas comunes con un agudo sentido del espectáculo y del color, conjugado elementos dispares que transforman lo cotidiano en fantasía. Emplean como arsenal creativo: tejidos suntuosos, paletas de color heterodoxas y puestas en escenas que sustituyen al clásico desfile por elaboradas performances.

Bolsos, gafas de sol, abrigos...y ahora llega el turno de las chaquetas, que se han zafado de los sempiternos cuadros, y han decidido apuntarse a esta nueva fiesta donde los tejidos deslumbran con reflejos de lentejuelas, bordados artesanales y detalles decadentes, con una sastrería impecable que consigue derribar la frontera día/noche.

En el terreno del calzado, son los botines quienes se desprenden de su etiqueta funcional con modelos versátiles que combinaban diseño y funcionalidad, para apostar por la inspiración cowboy donde las referencias clásicas de puntas cuadradas, tacones biselados, tachuelas o correas al tobillo se mezclan con detalles extravagantes de bordados, originales cut out, y pieles metalizadas que se atreven con cualquier color.

Quizás haya llegado la hora de dejar de atesorar piezas clásicas de fondo de armario, y apostar por piezas especiales, originales, que nos ayuden a conseguir un golpe de efecto por encima de repetitivas y aburridas tendencias.


Chaqueta · Off-White ~ Botines · Chloè

Chaqueta · Dolce&Gabbana ~ Botines · Buttero

Chaqueta · Scotch&Soda ~ Botines · Dsquared

Chaqueta · &Other Stories ~ Botines · MM3

Chaqueta · Del pozo ~ Botines · Alchimia di Balin

Chaqueta · La Condesa ~ Botines · Jeffrey Campbell

Chaqueta · Gucci ~ Botines · Isabel Marant

Chaqueta · La Condesa ~ Botines · Jeffrey Campbell

11 septiembre 2018

El mono: un "todo en uno" que nos encanta

Envolviendo a una mujer segura y tremendamente práctica, que no necesita potenciar su feminidad en la simplicidad de una silueta, vuelve esta prenda que rompe drásticamente con la famosa frase de Marc Jacobs..."la ropa no significa nada hasta que alguien vive en ella"; sobre todo, porque desde sus orígenes, el mono ha sido algo más que una prenda que une cuerpo y pantalón en una única pieza.

Los nuevos movimientos artísticos de un incipiente y mecanizado s. XX impulsaron, bajo el influjo del futurismo europeo y las ideas constructivistas rusas, la búsqueda de una nueva forma de vestir más global y acorde con un individuo inmerso en la nueva cultura industrial, que  buscaba retar la hipocresía de la cultura burguesa. El diseño textil y la moda buscaban redibujar una sociedad más auténtica, interesada en vestir al "individuo" como único responsable de los avances que estaban por venir: Thayaht, alumno aventajado de Vionnet, y el tandem ruso Stepanova-Rodchenko idearon una prenda monocroma, de una única pieza, que simbolizaría el poder de una nueva mentalidad.

El mono uniformó a los trabajadores de las calderas de carbón y las fabricas del metal, aviadores, exploradores...hasta al mismísimo Churchill, que lo convirtió en su prenda habitual como una forma de normalizar la cotidianidad de la guerra. Pero fue la mujer quien lo transformó realmente en un símbolo, una forma de paridad natural cuando realizaba labores "masculinas", vistiendo a auténticas pioneras que defendía su valía en una sociedad que únicamente las adornaba.

Fuera de las fábricas el mono adquirió una lectura más sofisticada, influenciado por el orientalismo y los caprichos de la corte rusa de los años '30, con lo que conquistó a las excéntricas divas del cine y se convirtió en el icono que trasformo el armario femenino en manos de Jean Patou, Pierre Cardin o Courreges. A partir de los '90 Marc Jacobs, Stella McCarney o Isabel Marant redibujaron una nueva silueta de mono, empleando materiales que diluían la frontera entre lo neutro y lo versátil, hasta consolidar una prenda tremendamente atractiva que requiere de poco más que un calzado adecuado.

Este otoño el mono juega con una silueta relajada, inspirada en los monos corporativos de los '70, en la indumentaria safari o recupera el glamour de la Formula 1 con looks inspirados en James Hunt vs. Lauda. Nos gusta: ceñido a la cintura; con botín plano o sneakers, en caso de pierna ancha con el bajo vuelto; botín de tacón o sandalia alta, si el patrón es mas entallado. Ya sea abotonado o con corte camisero, sobre un jersey de cuello alto o camiseta gráfica...cuentan a su favor que te ayudan a elegir un look sin complicaciones.


Natalie Ratabesi · Balmain

Sportmax · Zadig&Voltaire · Hadjio

Gucci · Tibi · Burberrys

Belstaff · Dior

Berska · Miu Miu · Stella McCartney

Lex Deux · Cavalli · Zara

Natalie Ratabesi · Stella McCartney

Alice&Olivia · Zara

09 julio 2018

Buscando bolso entre cintas y bolitas

La luz del verano recupera los tonos sosegados y naturales de materiales como el yute, la rafia o el esparto que reivindican bolsos con una mayor conciencia medioambiental. Pero llegan aires de cambio y renovación en los accesorios: aplaudimos diseños que nos acercan a lo cotidiano, piezas que reformulan elementos propios de nuestra vida diaria. 

Este fenómeno de "descontextualización" que ya nos llevó a sacar el pijama a la calle o a calzar las palas "piscineras" con calcetines...se atreve ahora con las bolsas de red, la cesta de plástico -jelly bag- o nuestros favoritos: los shopper tamaño xl con motivos geométricos modelados con un entrelazado de coloridas cintas de fibras sintéticas o plástico, inspirados en la clásica bolsa de la compra de los '80. Sin perder de vista esa conciencia eco al emplear materiales reciclados y colaborando con pequeñas comunidades indígenas, como hace Truss con la mujeres de Oaxaca (México); o Marni con artesanos y granjeros colombianos.

El otro capricho del verano es el que hemos llamado "el bolso de bolitas", que emerge de esa oleada vintage que transforma todo el proceso creativo en la moda actual. Modelados con una explosión cromática de pequeñas cuentas que añaden a estos diminutos shopper un aire psicodélico absolutamente original. Aunque viven su tercer revival, ya que los vimos en los '50 y '60 como pequeño bolso de noche, en los '90 en el universo infantil y ahora nos vuelven a tentar con los diseños renovados de marcas con Shrimps o Susan Alexandra.

Sentido del humor, ingenio creativo y ganas de arriesgar son las formulas para buscar alternativas al precioso cesto de mimbre.

Marni

Bimba y Lola

Mango

Shrimps

Shrimps

Truss

Susan Alexandra

Truss

Uterqüe

Zara

Zara

31 mayo 2018

De nuevo, el pantalón blanco

Nos visita una tímida primavera que invita a descubrir nuestras piernas para disfrutar de fugaces baños de sol y la caricia de una suave brisa matinal. Pero una tentación sucumbe a otra...y volvemos a recuperar nuestro eterno favorito del verano, e icono más reconocible del estilo marinero. 

El pantalón blanco se renueva esta temporada como digno heredero del minimalismo del los '90, donde toda una filosofía estética se zanjó con lo de "menos es más". Dibuja patrones de lineas puras en prendas urbanas muy ponibles y capaces de interpretar mil y un estilos, donde el color más puro se impone como el lienzo perfecto donde cobra vida cualquier propuesta.

Encaja en cualquier tendencia, jugando únicamente con los complementos o con la fuerza visual de una camiseta, una camisa o un top, para regalarte un cómodo look de trabajo: junto con la herencia marinera del culotte, entran en juego el elegante palazzo, un clásico pitillo, o un impecable traje sastre total white.

Las cowgirls se enfundan en jeans blancos con caprichos de deshilachados, cintas y tachuelas. Lineas cargo con bolsillos y cortes jogger, cinturas holgadas y grandes volúmenes en tejidos tecnológicos nos acercan a un estilo deportivo del recién bautizado como "glamping".

Adopte la forma que adopte el pantalón blanco recoge el testigo del básico imprescindible de la próxima temporada.

Massimo Dutti

Ganni (foto · Pernille Teisbaek)

Del Pozo

(foto · Collage Vintage)

Cos

Del Pozo

(foto · Elle Sverige)

Herida de gato

Iro

Johanna Ortiz

Loewe (foto · Saverino Marfia)

Mango

Mango

Marella

(foto · Maren Schia)

Neul

Silvia Tcherassi

We are knitters

Zara

22 abril 2018

Los calcetines se visten de fantasía

Hay tendencias que nos sorprenden cuando aparecen, y más aún cuando las vemos aparecer temporada tras temporada en pasarela. Pero mostrar los calcetines, ya sea con sandalias o taconazo, no es flor de un día: Celine en la primavera del 2006, Prada en las colecciones de otoño 2009 y 2011, o Marni en su colección resort 2010. Desde esas incipientes propuestas han sido muchos los estilistas que han apostado por mostrar los calcetines como una forma de recuperar la estética retro de los años '40, el descaro de la cultura punk o el sporty de los '80. 

Recurrir a prints originales y juegos de texturas responde a esa necesidad constante de buscar un golpe de efecto visual, tan ansiado en una cultura de la moda, cada vez más cimentada en la imagen y en la instantánea del street style.

Pero como todas las propuestas sencillas, la de enseñar pantorrillas y tobillos enfundados en divertidos calcetines, puede modularse y adaptarla a nuestro estilo: las propuestas más atrevidas los llevan con sandalias de tacón ancho, mules de doble tira o con un sencillo stiletto; en este caso apuesta por tejidos finos y suaves, incluso transparentes. La alternativa más accesible es lucirlos con mocasines o sneakers, y jeans con un gran vuelto en el bajo. 

Y ojo!..nunca con bailarinas, sandalias griegas o palas de piscina.


Calcetines · Jimmy Lion sobre obra de Kelly Reemtsen

Calcetines · Stance sobre obra de Hope Gangloff

Calcetines · High heel jungle socks sobre obra de Kenton Nelson

Calcetines · Happy socks Hysteria sobre obra de Dalí

Calcetines · Fendi sobre obra de Hopper

Calcetines · Happy socks Hysteria sobre obra de Walter Ernest Webster

Calcetines · Hot Sox sobre obra de Hopper

Calcetines · Darner sobre obra de Kelly Reemtsen

Calcetines · Stance sobre obra de Malcom T. Lipke

Calcetines · Stance sobre obra de Tamara de Lempicka

Calcetines · Pacific& Co. sobre obra de Gustave Leonard de Jonghe