02 septiembre 2013

Planos Divinos

Los zapatos de tacón son elegantes, sexys y estilizan la pierna como ninguno, pero seamos serias, imposibles de llevar las 24 horas a no ser que en tu vida cotidiana alternes la alfombra roja con la limusina, o vayas de casa al evento de turno: presentaciones, photocalls, galas divinas -incluyamos bodas, bautizos y comuniones-.

Este O/I el zapato plano está presente en la mayoría de propuestas de los diseñadores, incluso para llevar con vestidos de fiesta. Con permiso del botín plano hay tres modelos que son tendencia, además de ser muy cómodos, favorecedores y versátiles con diferentes estilismos.

Las bailarinas planas alargan la punta para dar un toque chic a los looks de diario.


El "kitten heel" es una forma curiosa de llamar a los zapatos con un tacón de unos 3,5 a 5 cm. Aunque aparecieron en las década de los ´50, inevitablemente los asociamos a la imagen de Audrey Hepburn que los convirtió en un icono de su estilo. Perfectos para llevar con vestidos, con cualquier largo de falda, y consiguen un "rollo" sesentero con los pitillos o los pantalones capri. 




Recuperado por las divas de los años ´20, cuando llevaron el look masculino al cine, e icono del estilo British, tenemos el zapato Oxford y, su versión con horma más ancha, el Blucher. De diseño liso con cordones, decorado con pespuntes dobles o pequeñas perforaciones, es recomendable en un solo color si lo usas de día y recurrir al bicolor para dar un toque elegante para la noche. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario