13 mayo 2017

Buscando los mules más bonitos

Una mañana la condesa d'Olonne se sintió coqueta...camino de la iglesia sonrió al pensar en su inocente travesura: durante la misa, y aprovechando su condición de dame à carreau en la corte, evitaría arrodillarse para sentarse de lado sobre su cojín y así mostrar sus divinas mules rojas de tacón. 

Este sencillo gesto, de la que podríamos considerar la influencer de la época, llevaría al resto de las damas de la corte de Luis XIV a usar este tipo de calzado destalonado, hasta convertirse en objeto de deseo de Madame de Pompadour o de la superlativa María Antonieta, que lo adornaron con profusión de bordados, lazos o cristales.

Tampoco la literatura francesa de la época pudo resistirse a jugar con la sensualidad de un tobillo desnudo, ni aún tratándose de la mismísima Cenicienta. En el cuento de Perrault "Cenicienta o la pequeña zapatilla de cristal" (Cendrillon ou la petite pantoufle de verre) y el escrito por la condesa de Aulnoy "La astuta Cenicienta" (La Finette Cendrondescribían a una joven dama girando sobre su vestido durante el baile, para mostrar con coquetería una mules de terciopelo rojo con perlas.

Mule es un término de origen francés que designa a un tipo de zapato destalonado, cerrado o abierto por delante, inspirado en las babuchas otomanas que llegaron a Europa gracias a las relaciones comerciales de las monarquías europeas. Inicialmente eran unisex y se usaban únicamente en el entorno de palacio por la clases privilegiadas. Su nombre podría provenir del latín mulleus calceus, para referirse a un tipo de zapatilla roja que solían llevar los altos magistrados patricios en la antigua Roma, y que se convertiría en el calzado de los Papas.

Esta primavera regresan con fuerza los mules, completamente planos, cerrados y cubiertos con bordados, pedrería, parches; o bien, inspirado en los flecos y hebillas de loafers y blutchers. Las incondicionales de las bailarinas tenemos en los mules una alternativa original que encaja con cualquier estilo, aunque nuestro consejo es que el largo de la falda o del pantalón quede por encima del tobillo; no solo porque al ser destalonado es más cómodo, sino porque estilizas la figura y como Cenicienta...juegas con la coquetería de un pie semidesnudo. 


Paloma Barceló

Alberta Ferretti

Sanayi

Mango


Zyne

Alberta Ferretti


Gia couture

Alberta Ferretti

Mango 

Zyne

Mango

Marni

Zyne

Nº 21

Sanayi

Zyne

Uterque

Sanayi
Zara